Logotipo Autopista Madrid Toledo
Idioma english

Historia de Toledo

Vista de la ciudadAunque existan diferentes leyendas con respecto a la fundación y el primer rey de la hoy denominada Toledo, algunos hablan de Hércules y otros del mismísimo Adán, no es posible concretar desde que época estuvo habitada. Lo cierto es que las excavaciones realizadas apuntan a que era una importante ciudad celtibérica, de la region carpetana. En el año 192 a.C. fue tomada por el romano Marco Fulbio Nobilior, que construyó Toletum sobre sus ruinas. Testigos de la presencia romana son los restos de un circo, un anfiteatro y un puente, entre otros.

Desde el siglo V, los pueblos bárbaros, alanos y visigodos, conquistaron sucesivamente la ciudad. En el año 569, Atanagildo, instala su Corte en Toledo que pasa a ser la capital del reino hispano-godo con el Rey Leovigildo, alcanzando una relevante dimensión religiosa, política y legislativa. En este periodo destaca la conversión de Recaredo al catolicismo en el III Concilio de Toledo.

En el año 711 se produce la conquista árabe y Toledo, que pasó a llamarse "Tulaytulah", pierde protagonismo.

En el siglo XI tiene lugar la reconquista cristiana con Alfonso VI. Este rey hace de la ciudad un ejemplo de tolerancia y convivencia pacífica entre las diversas culturas, cristiana, musulmana y judía.

Durante el reinado de Alfonso X, Toledo se convertirá en centro intelectual europeo con la instalación de la famosa Escuela de Traductores a la que la cultura occidental debe las traducciones al latín y al castellano de las obras de pensadores árabes y judíos, así como los tesoros del pensamiento y saber griego.

A partir del siglo XIV la tranquila convivencia de las tres culturas va desapareciendo progresivamente y será bajo el reinado de los Reyes Católicos cuando se expulse a los judíos y se cree el tribunal de la Santa Inquisición.

La Corte, itinerante según sus necesidades, se estableció en varias ocasiones en Toledo y durante el reinado de Carlos I, tras la derrota de los comuneros que rechazaban la política imperial, la ciudad se convierte en Sede del Imperio. Toda una época de esplendor hasta que en 1563 Felipe II traslada definitivamente la capital de la Corte a Madrid.

La pérdida fuerza política que experimenta Toledo como consecuencia y el inicio de un notable declive de la ciudad, coinciden, no obstante, con la actividad desarrollada por uno de los pintores que más fielmente reflejó el ambiente de esta ciudad: el Greco.

El siglo XVII le devolvió un poco de prosperidad con la Ilustración, que otorgó a la urbe una recuperación económica gracias a la Compañía de Fábricas y Comercio y a la Fábrica de Armas, y también al impulso del cardenal Lorenzana por enseñar un oficio a la ociosa y pobre población; pero el siglo siguiente se volvió a ensañar con Toledo y las guerras de Sucesión y de la Independencia dejaron sus huellas destructoras.

Durante el siglo XIX Toledo vive una época de desarrollo con la inauguración del ferrocarril, el suministro de agua y las centrales eléctricas a la ribera del Tajo; En la Guerra Civil (1936-1939) queda en zona republicana y Franco realiza el rescate de los sublevados encerrados en el Alcázar, que resta en estado ruinoso.

© Todos los derechos reservados Autopista Madrid Toledo 2006   Icono de conformidad con el Nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI